ACTUALIDAD

Food4Future 2024 | Nuestras empresas socias exponen los retos de la cadena alimentaria vasca y las estrategias para reducir el desperdicio

En la reciente edición de Food4Future, celebrada del 16 al 18 de abril en el Bilbao Exhibition Centre (BEC), el stand de BASQUE FOOD CLUSTER volvió a ser punto de encuentro para profesionales, empresas y organizaciones de toda la cadena de valor alimentaria vasca donde pudieron reunirse, compartir ideas y establecer contactos y colaboraciones.

También hemos tenido la oportunidad de dar voz a nuestras empresas socias, que han compartido sus estrategias y amplios conocimientos sobre temas de actualidad como la reducción y valorización del desperdicio alimentario, la búsqueda de envases sostenibles o los desafíos a los que se enfrentan las pymes de nuestro sector, entre otros.

En definitiva, tres intensos días repletos de la más puntera innovación alimentaria que tuvimos el placer de compartir con nuestro/as asociado/as.

N0Waste: Valorización de residuos de productos frescos

El primero de los debates organizados por BASQUE FOOD CLUSTER en Food4Future sirvió para presentar los resultados que está arrojando N0Waste, el proyecto con el que Euskadi avanza en la reducción de los residuos generados en el suministro de alimentos frescos perecederos y su posterior valorización, dirigida a generar un gas natural sintético de alto valor.

Previamente a la mesa redonda, la directora de ELIKA Fundazioa, Arantza Madariaga, se encargó de dimensionar la problemática del desperdicio alimentario en Euskadi, que alcanza las 4.670 toneladas anuales, sin olvidar las más de 50.000 toneladas de material potencialmente aprovechable, según los datos recabados por la Plataforma de Euskadi contra el despilfarro de alimentos.

El debate, moderado por la directora de Innovación de BASQUE FOOD CLUSTER, Virginia Matesanz, contó la participación de responsables de las empresas que forman parte del consorcio que desarrolla N0Waste. Así, Jon Zubiria, coordinador de I+D+i de ONDOAN, la empresa que lidera el proyecto, se encargó de detallar los pasos necesarios para la valorización del residuo producido en la cadena de valor de la patata. A través de un proceso de biometanización, se generan hidrógeno y biogás, que se convertirán posteriormente en gas natural sintético. En este punto, los esfuerzos se centran en elevar la pureza del gas natural resultante, y en el desarrollo de una herramienta matemática capaz de determinar la viabilidad de establecer plantas de biometanización en Euskadi.

Por su parte, Ana Carrasco, directora de Innovación de UDAPA, explicó cómo desde la cooperativa alavesa se da valor a aquellas patatas que presentan golpes internos en el proceso de recogida y selección y que, si bien no pueden comercializarse enteras por el rechazo que causan en las personas consumidoras, son aprovechables para los productos listos para el consumo que elabora Paturpat, para alimentación animal y, en última instancia, para la obtención de biogás.

Ainara Llona, responsable de Innovación de EROSKI, se centró en la importancia de evitar ese rechazo entre las personas consumidoras para mantener su confianza. Por ello, es fundamental la detección temprana de los golpes originados en la patata, invisibles a simple vista, para lo que se sirven de soluciones de fotónica y sensórica, ahorrando además el coste logístico de transportar el material que no se va a poder poner a la venta.

Finalmente, José Ángel Gutiérrez Olabarria, gestor de proyectos de Visión Artificial de TECNALIA, profundizó en las tecnologías utilizadas en el proyecto. En este sentido, se está aplicando Visión Artificial especial y trabajando con sensores de aspectos químicos capaces de detectar la podredumbre interna y los golpes antes de que estos sean perceptibles al ojo humano. De esta manera, el proyecto discurre a lo largo de tres ejes: reducir el desperdicio alimentario, producir energía con los residuos generados, y deshacerse del residuo sobrante con el menor impacto ambiental posible.

Los retos de las pymes alimentarias vascas

La última jornada de Food4Future nos dio pie a abordar los retos a los que deben hacer frente en el contexto actual las pequeñas y medianas empresas de la cadena alimentaria vasca, de la mano de sus principales responsables. Dichos retos fueron definidos junto a las empresas asociadas durante el proceso de elaboración de nuestro Plan Estratégico 2024-2027, y son los siguientes:

  1. Dimensión del sector
  2. Complejidad legislativa
  3. Exigencia medioambiental
  4. Profesionalización y relevo generacional
  5. Captación y fidelización del talento
  6. Mayor presencia en mercados internacionales
  7. Digitalización
  8. Mayor conocimiento de las personas consumidoras
  9. Alineamiento del ecosistema
  10. Gestión de la incertidumbre

Conducido por Jon Ander Egaña, director de BASQUE FOOD CLUSTER, el debate reunió a Arantxa Oquiñena, gerente de Casa Eceiza; María José Aduriz, directora de Producto Fresco de UVESCO: Patxi Arrutia, director de Delicass; y Agustín Del Canto, director general de Artadi Alimentación (Okin).

Arantxa Oquiñena hizo hincapié en la necesidad de atraer talento, haciendo un llamamiento a la importancia de generar mayor atracción hacia el sector alimentario. «Somos un sector con valores, con proyectos y futuro. Somos atractivos, pero tenemos que saber trasladarlo mejor a la sociedad», indicó. El del talento es, además, un reto que tiene un notable impacto sobre el resto. “Para acometer todos los cambios que se nos exigen en materia de innovación, digitalización, sostenibilidad, etc., necesitamos personas, equipos estables, sólidos y comprometidos”, señaló la gerente de Casa Eceiza. Por ello, reclamó aunar esfuerzos entre las administraciones, universidades y centros de formación, empresas y agentes sociales para dar solución a este desafío.

Por su parte, Maria Jose Aduriz subrayó la digitalización como un aspecto transversal capaz de traccionar las soluciones al resto de los retos. «Además de mejorar la experiencia de compra para las personas consumidoras, la digitalización permite optimizar en eficiencia y sostenibilidad, y hacer más atractivo el sector de cara al talento, porque permite a lo/as empleado/as desempeñar un trabajo de mayor valor añadido”, apuntó. En la misma línea, la directora de Producto Fresco de Uvesco resaltó la importancia de involucrar a la plantilla, escuchar sus preocupaciones y necesidades y hacerles sentir parte de los éxitos de la empresa. “Cuando tu gente se siente partícipe de lo que estás construyendo, resulta gratificante y la fidelización crece”, subrayó.

En opinión de Patxi Arrutia, para hacer frente a la incertidumbre recogida en el décimo de los retos, es necesario llevar a cabo “un cambio cultural y de mentalidad en las empresas para darnos cuenta de que lo que tenemos por delante no son problemas; sino retos y oportunidades que aprovechar”. Asimismo, el director de Delicass destacó el rol que juega el conocimiento de las personas consumidoras a la hora de orientar la innovación.  “Hay que poner el foco en entender lo que buscan y darles la solución a través de la innovación, y no al revés». Respecto a las limitaciones que conlleva ser una pyme, puso en valor la labor de BASQUE FOOD CLUSTER para ayudar a las empresas a “acceder a líneas de financiación para proyectos de innovación, a contactar con otros agentes solucionadores y a comunicar nuestros casos de éxito, entre otras muchas cosas”.

A continuación, Agustín Del Canto incidió en el primero de los retos, poniendo de manifiesto la importancia que juega la dimensión de las empresas en el sector alimentario. «Ser una pyme implica hacer muchísimas cosas con recursos limitados. La solución es crecer, porque en este sector el tamaño importa para poder hacer frente a todas las exigencias y ser capaz de competir con el resto en un mercado global», afirmó. Asimismo, el director de Artadi Alimentación (Okin) dedicó unas palabras a los esfuerzos realizados para fidelizar el talento. “Trabajamos mucho el propósito, explicando a la plantilla para qué existe la empresa y cómo contribuimos a mejorar nuestra sociedad. Se trata de un concepto que engancha e ilusiona, sobre todo a las generaciones más jóvenes, elevando su grado de satisfacción y sus ganas de seguir siendo parte del proyecto”, manifestó.

 

TE INTERESA...