ACTUALIDAD

“Elaboramos siempre propuestas adaptadas a las necesidades de nuestros clientes tratando de maximizar la rentabilidad de su inversión”

Entrevistamos a Josetxu Ruiz, director de la delegación norte de CUNOVESA GROUP

 

Cunovesa Group ofrece soluciones integrales de ingeniería y construcción para la industria alimentaria, entre otras actividades industriales. ¿Qué servicios tenéis específicamente orientados al sector de la alimentación?

Cunovesa es una empresa nacida en 2008 con un ADN alimentario, asociado en sus inicios a pequeños proyectos locales, como pequeños obradores, restaurantes, etc. y que a lo largo de nuestra trayectoria ha ido creciendo dentro del propio sector. Por ello, podemos decir que Cunovesa es una compañía con una clara vocación del servicio a la industria alimentaria y un importante conocimiento del sector.

Comenzamos en los inicios con proyectos de ingeniería. Actualmente contamos con gran capacidad técnica en todas las ramas de la ingeniería que afectan a una industria. Posteriormente empezamos a gestionar subvenciones, y ya en 2017 iniciamos la andadura de ejecutar nuestros propios proyectos en modalidad llave en mano.

Además, ofrecemos servicios como el asesoramiento a empresas en materia de seguridad alimentaria, dirigido a certificaciones IFS o BRC, o simplemente a poder cumplir con la normativa higiénico-sanitaria.

 

Uno de vuestros servicios más destacados es la mejora de la eficiencia energética de las plantas industriales a través de monitorización. ¿Cómo se concreta?

El departamento de Eficiencia Energética está destinado a generar ahorros en nuestros clientes a través de la monitorización y gestión energética, además de la instalación de paneles fotovoltaicos.

Medir y comprender consumos y rendimientos en una línea de producción, en un proceso o máquina, es clave para encontrar alternativas que denominamos “medidas de ahorro energético” (MAE) que atiendan la misma demanda de energía con menor consumo. Hay soluciones para cada caso.

Identificar y cuantificar donde, cuando y como se producen ineficiencias y aportar alternativas es el valor que aportan nuestros asesores energéticos.

La industria está llena de retos y ejemplos, desde la sustitución de iluminación tradicional por tecnología led, a modificar balances de carga en función de la producción solar fotovoltaica para aprovechar mejor la generación solar, la sustitución de sistemas de frio industrial por la mejor tecnología disponible en refrigerantes de menor consumo eléctrico, mejoras de aislamiento, control de fugas de aire comprimido, y muchas más.

 

Vuestra delegación en Bilbao os permite estar cerca de las empresas vascas y conocer sus necesidades de primera mano. ¿En qué contexto energético se hallan Euskadi y su tejido industrial?

En Euskadi, al igual que a nivel del estado, el sector con más consumo es el del transporte, siendo así desde 2016, año en el que éste superó al sector industrial, que actualmente ocupa el segundo lugar. El conjunto de los dos sectores representa cada año entre un 70 y un 80 % del consumo global de Euskadi. Esta progresiva pérdida de peso del consumo industrial se trata de una noticia positiva ya que en ella se reflejan las actuaciones de eficiencia energética del sector.

Por lo que respecta a la generación de energía eléctrica en el País Vasco, este 2023 el impacto de las fuentes renovables se sitúa en un 17,78 %, lo que supone un crecimiento importante respecto al año anterior, pero se trata aún de un valor muy por debajo del nacional. La tecnología del ciclo combinado sigue siendo con diferencia la que domina el “mix” de generación.

Por último, hay que recalcar que la potencia instalada de generación en Euskadi ha variado muy poco en los últimos 10 años, destacando únicamente un aumento anual ligero en la potencia solar fotovoltaica.

 

El ahorro de energía se ha convertido en una obligación para todos los sectores. ¿Cómo podéis ayudar a las empresas vascas en este sentido?

Poniéndonos del lado de las empresas vascas, nuestro empeño en reducir su huella de carbono y ganándonos su confianza con resultados tangibles. Tal y como hemos comentado, tenemos la capacidad de monitorizar consumos energéticos de las empresas, para su posterior análisis y detección de ahorros energéticos potenciales. Elaboramos siempre propuestas adaptadas a las necesidades de nuestros clientes tratando de maximizar la rentabilidad de su inversión.

Una vez elaborada una (o más de una) medida de ahorro energético, el proceso no termina ahí, pues se sigue analizando si pudieran existir otras vías de ahorro posibles en este nuevo escenario, generando lo que se conoce como un proceso de mejora continua.

 

¿Cuáles son los principales retos que os trasladan las empresas alimentarias?

Desde el punto de vista propio de la actividad industrial alimentaria, muchos proyectos de empresas surgen de la necesidad de innovar para hacer frente a un consumidor exigente, o de la necesidad de hacer procesos más eficientes que les permitan asumir la tendencia al alza de los precios de las materias primas, o también para hacer frente a problemas logísticos. Son tres retos muy habituales que les hacen moverse y evolucionar.

Por otro lado, la sostenibilidad, es otro de los retos recurrentes. Sostenibilidad desde la certificación de las materias primas, hasta el gran reto en los finales de línea, el envasado y los plásticos.

Por otro lado, desde el punto de vista de la sostenibilidad energética, debido a la coyuntura geopolítica internacional y, también, motivada por la necesidad de descarbonizar nuestra industria para dar respuesta al reto del cambio climático, la reducción del impacto de la factura energética en la cuenta de resultados ha sido una de las principales preocupaciones de nuestros clientes. Llegado el momento, cuando la optimización real pasa, ya no tanto por renegociar un precio de una tarifa, sino por reducir el consumo.

La respuesta real para reducir el consumo solo la obtenemos gracias a la eficiencia energética. El kWh más barato (y que, por ende, el que menos emisiones produce) es aquel que no se consume.

 

A lo largo de vuestra trayectoria, ¿qué proyectos destacarías como ejemplos de la capacidad de Cunovesa para ayudar a las empresas?

No hay proyecto grande, si antes no ha habido otros pequeños. Todos son importantes para nosotros, ya que en la mayoría de las ocasiones cada proyecto, es el proyecto más importante de nuestros clientes en ese momento, y los sentimos como nuestros para acompañarlos, como un único equipo.

Proyectos destacables, señalaría Casa Mas Alimentación con una superficie de 32000 m2, industria que aglutina casi todo lo que te puedes encontrar en una planta alimentaria; O General Carnia con una superficie superior a los 13.500 m2; o Rioverde uno de nuestros clientes más importantes para los que trabajamos en diferentes centros productivos del Estado.

 

¿Qué ha llevado a Cunovesa a apoyar a Basque Food Cluster como patrocinador y qué os puede aportar este acuerdo?

En Cunovesa estamos convencidos de que, para ser especialista en un sector, hay que estar comprometido con el mismo. El hecho de participar en diferentes acciones que desarrolla el Cluster nos ayuda a estar más en contacto con nuestros clientes, conocer sus problemas, sus expectativas y sus necesidades. Y esta es la manera de poder ofrecer mejores servicios, adaptados al sector. Desde dentro, como un actor más dentro de su cadena de valor.

TE INTERESA...